jueves, 22 de agosto de 2013

LA SEGUNDA VÍCTIMA DE LOS EVENTOS ADVERSOS, EL MITO DE CREER QUE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD NO SE EQUIVOCAN Y EL ERROR DE CASTIGARLO POR EL EVENTO ADVERSO.

Médica es enviada a juicio por homicidio de paciente tras inyectarle penicilina
Tendrá que responder por el delito de homicidio culposo.

Por: Elespectador.com
La Fiscalía General acusó formalmente a la médica de la clínica San Pedro Claver, Nataly Arenas Paredes, por su presunta participación en el delito de homicidio culposo.
En la investigación se pudo determinar que el 25 de julio de 2008, un paciente falleció a causa de una inyección de Oxalicina que habría sido aplicada por la ahora acusada, mientras este esperaba ser intervenido en una cirugía.
Entre las pruebas recolectadas se indica que el hombre de 55 años ingresó al centro asistencial tras padecer un constante dolor en su pie derecho por lo que pidió una revisión médica.
En la consulta médica, la hija del hombre le manifestó a una especialista que su padre a su padre no se le podía aplicar penicilina puesto que era alérgico al medicamento.
Esta aclaración fue anotada en un documento anexo anotó la aclaración hecha por los familiares, puesto que no le fue posible escribirla sobre la historia clínica, ya que el documento había sido llevado al archivo del hospital.
En este caso el ente investigador cuenta con 60 folios, discos compactos, testimonios y la intervención de especialistas, con la que pretende demostrar la negligencia médica en la que habría incurrido la procesada.
En la audiencia judicial la Fiscalía advirtió que la víctima padecía de trombosis venosa y que además, al momento de la aplicación del medicamento, no fue realizado debidamente el protocolo para establecer la reacción del paciente al antibiótico.

Tomado del Diario el espectador.

He tomado este artículo del diario “el Espectador” que me parece de gran interés que lo analicemos y puedan participar con sus opiniones, nos ayudara mucho en nuestras instituciones.

Otro caso donde aún existe el mito de creer que los profesionales de la salud no se equivocan y el error de castigarlo por el evento adverso, donde ser punitivos no contribuye a lograr una cultura del reporte de los eventos adversos.

En este nuevo caso donde se acusa a una médica por el delito de homicidio culposo donde se analiza una posible negligencia médica.

Debemos nuevamente preguntarnos si la institución cumple con los estándares de calidad establecidos en nuestra normatividad, como lo es el escenario asistencial respecto a protocolos establecidos y socializados de administración de medicamentos, teniendo en cuenta los correctos, el uso adecuado de medicamentos, procedimientos de identificación de pacientes, alertas y barreras de protección como son la identificación del paciente “alérgico” en el paciente, historia clínica y cama hospitalaria, medición de adherencia a protocolos. Historia clínicas (registros de evaluación y antecedentes), analizar los factores que influyen en los turnos nocturnos identificando sobrecarga de trabajo, fatiga sueño, identificar si la institución contaba con un programa de seguridad del paciente, si se realizó la identificación de los riesgos en cada servicio, si se le capacito al médico, si se le dieron a conocer los riesgos del servicio y que este pudiera identificarlos y reportar los eventos adversos, si hay una cultura de seguridad del paciente, una cultura del reporte, si la institución analiza y le hace seguimiento a los riesgos, si la institución genera planes de mejora.

¿Estamos siendo solidarios y se está brindando todo el apoyo directa o indirectamente emocional, social, económico y judicial a la segunda víctima de este evento adverso?


Por tanto nuevamente los invito a realizar un AMEF y a debatir si este tipo de castigo lleva a que nuestras instituciones sean más responsables con la seguridad del paciente en la atención asistencial o al contrario se convierte en un obstáculo para el mejoramiento continuo. Podemos castigar a cuanto profesional de la salud cometa un evento adverso, pero si desconocemos en que consiste la seguridad del paciente será imposible mejorar cada día, además el número de eventos adversos seguirán allí, como un enemigo silencioso sin quien lo reporte por el miedo al castigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario