martes, 17 de diciembre de 2013

La Seguridad del Paciente en la Interdependencia de Servicios

La Seguridad del Paciente en la Interdependencia de Servicios

He traído estos dos casos para que realicemos un análisis de como estamos evaluando nuestra interdependencia de servicios en nuestras Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) y saquen sus propias conclusiones.


PRIMER CASO

Riesgo: Infección por Transfusión Sanguínea

Evento Adverso: VIH/SIDA

Corte Suprema de Justicia condena a clínica por contagiar con el virus VIH-sida a un paciente

El deber de seguridad en la transfusión de sangre
Prestadores del servicio de salud deben responder por los daños ocasionados por productos que usen en desarrollo de sus actividades.

Clínicas y hospitales tienen la obligación de constatar la idoneidad de los bancos de sangre. / 123rf
Las múltiples fracturas sufridas en un accidente automovilístico, ocurrido el 6 de mayo de 1990, llevaron a Luis Fernando* a una reclusión de seis días en la Clínica Palermo de Bogotá. Allí fue tratado de sus lesiones y sometido a una transfusión de glóbulos rojos extractados de una bolsa de sangre identificada con el número 45 del banco de sangre Alvarado Domínguez, que tenía además el “Sello Nacional de Calidad N° 17691/13467”. De esa misma bolsa, una bebé de dos días de nacida, que presentaba dificultades respiratorias, recibió una transfusión de 30 centímetros de plasma. El material utilizado fue previamente procesado en el laboratorio de la clínica con el propósito de separar el plasma y los glóbulos rojos.
Tras ser dado de alta, la salud de Luis Fernando comenzó a flaquear. Después someterse a exámenes rigurosos para hallar respuesta a sus malestares, comenzó a escribir las líneas más dolorosas de su historia. El calvario comenzó cuando el paciente fue declarado contaminado por el virus de VIH-sida, falleciendo el 6 de julio de 2003. La neonata también resultó infectada.
Entonces, la esposa de Luis Fernando demandó a la Congregación de Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen, propietaria de la Clínica Palermo, que al responder la demanda argumentó que la responsabilidad por el contagio del virus y posterior muerte del paciente recaía “exclusivamente” en el Banco de Sangre Alvarado Domínguez, al considerar que al recibirse una bolsa de sangre rotulada con el Sello Nacional de Calidad, no le es dable a la entidad que lo recibe ordenar pruebas distintas a la de compatibilidad, “como en efecto se hizo en el caso del señor (Luis Fernando), pues romper la bolsa con el pretexto de realizar nuevos exámenes en un laboratorio clínico podría diluir la responsabilidad por la calidad de la sangre”.
Pero los jueces no acogieron el argumento de la defensa y condenaron a la congregación a pagarles una millonaria indemnización a la esposa y al hijo de Luis Fernando. La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia concluyó, entre otras cosas, que la clínica “incumplió la obligación de seguridad que tenía con el paciente”. Además, respaldó la decisión de segunda instancia en la que el Tribunal Superior de Bogotá advirtió que la clínica omitió su deber contractual de verificar la idoneidad del banco de sangre Alvarado Domínguez, que desde el 2 de octubre de 1989 tenía vencida la licencia de funcionamiento y no contaba con protocolos que garantizaran que la sangre que distribuía fuera un producto seguro.
En sus consideraciones, la Sala Civil —haciendo mención a una sentencia de febrero de 1993 —expresó que el llamado “deber de seguridad” forma parte del catálogo de deberes jurídicos que adquiere quien se compromete a prestar servicios hospitalarios. En virtud de ese deber, el centro asistencial debe “tomar las medidas necesarias para que (su co-contratante) no sufra accidentes en el curso o con ocasión del cumplimiento” del contrato mismo, "imperativo de conducta que en el común de los casos, cuando el paciente no ha desempeñado función activa en la producción del daño, constituye una obligación determinada o de resultado, mientras que en la hipótesis contraria, o sea cuando ha mediado un papel activo de la víctima en el proceso de causación del perjuicio, al establecimiento deudor tan sólo le es exigible un quehacer diligente y técnicamente apropiado, deber que se estima satisfecho en tanto demuestre que el accidente acaecido no se debió a negligencia, imprudencia o impericia de su parte".
Al referirse al caso de Luis Fernando, la Corte señaló que ese deber de seguridad no sólo se manifiesta en la necesidad de evitar que el paciente sufra accidentes o eventos traumáticos en el curso de la atención médica u hospitalaria, sino también en garantizar que los distintos aparatos, elementos, instrumentos, insumos, fármacos o materiales utilizados para la atención de la enfermedad no causen daños a los pacientes.
Además, la corte advirtió también que los prestadores de los servicios de salud, al igual que ocurre con los restantes intervinientes en el mercado, pueden responder por los productos que utilicen en el desarrollo de sus actividades y que se puedan considerar defectuosos por no ofrecer la seguridad que legítimamente pueden esperar los consumidores o usuarios, campo este donde, por regla general, el deber en comento asume las características de una obligación de resultado.
ravila@elespectador.com
* Omitimos el apellido por respeto a la intimidad familiar.
Por: Ricardo Ávila Palacios

Conclusión:
La Resolución 1441 de 2013 define la Interdependencia como: la existencia o disponibilidad de servicios o productos, propios o contratados de apoyo asistencial o administrativo, necesarios para prestar en forma oportuna, segura e integral los servicios ofertados por un prestador.
En caso de ser contratado el servicio o producto, debe mediar una formalidad explícita y documentada entre el prestador y la institución que provee el servicio o producto de apoyo que soporta el servicio principal declarado y que contemple como mínimo, los procedimientos para la atención de los pacientes, los tiempos de obtención de los productos y quien declara el servicio. Lo anterior, por cuanto quien lo declare será responsable del cumplimiento del estándar independientemente que intervengan otras organizaciones o personas para aportar en el cumplimiento del estándar.

Tenga en cuenta los siguientes conceptos en la verificación

Cuenta con: Es la existencia obligatoria de un servicio dentro de la IPS, que debe funcionar 24 horas, sin importar si el servicio es propio o contratado.

Disponibilidad: Es la posibilidad de tener o contratar un servicio, que puede funcionar por fuera de la IPS.

Las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud, deben contar o tener disponibilidad de unos servicios de apoyo o complementarios propios o contratados, para poder llevar a cabo la prestación de los servicios de manera, segura, oportuna e integral. En el artículo anterior la IPS en mención tenía supuestamente contratado el suministro de hemocomponentes con el Banco de Sangre y se puntualizan las fallas en cuanto a la interventoría, por tanto no entraremos en detalles, nos enfocaremos en las barreras de protección que debemos tener en cuenta para no caer en los mismos errores.

Cuando se contrata un servicio de apoyo o complementario debemos tener en cuenta las definiciones que nos trae la norma, mencionadas anteriormente.

  1. Debe contar con un contrato explicito entre las partes, este contrato:
  2. Debe contener los tiempos (oportunidad)
  3. Debe contener los productos
  4. Contendrá los procedimientos para el paciente
  5. Se debe definir quien declara el servicio (habilitar)
  6. Quien lo declare (habilite) debe responder por el cumplimiento de los estándares de calidad
  7. Debe estipular las interventorías a realizar
  8. Debe anexar las licencias de funcionamientos
  9. Si lo declara el contratista debe anexar el formulario de inscripción ante la Secretaria de Salud Departamental o Distrital.
  10. Según lo definan la periodicidad en el contrato el contratista debe hacer llegar a la IPS los controles a los que se someten sus productos para garantizar su calidad
  11. La IPS debe contar con listas de chequeo para verificar el cumplimiento de los contratos, en cuanto a productos, tiempos y procedimientos.
  12. Analizar las interventorías y realizar planes de mejora



SEGUNDO CASO

Riesgo: Deterioro del estado de salud del paciente
Evento adverso: Muerte

Paciente de 42 años llevado a una Institución de Salud a las 11:00 a.m., por presentar una hemorragia de tracto digestivo superior (dice la historia clínica ser Indigente), el médico de urgencias al momento de la llegada solicita hemoglobina, hematocrito, PCR, rayos X de tórax. El paciente es sangrado para los exámenes de laboratorio a las 3:00 p.m.; las muestras de laboratorio son recogidas por un mensajero a las 7:30 p.m. para llevarlas a un laboratorio de referencia, pues en dicho centro asistencial no tenían unos reactivos. El mensajero hace un recorrido por otras 3 o 4 Instituciones de salud, recogiendo muestras para llevarlas al mismo laboratorio de referencia, llegando a ese laboratorio, más o menos a las 9:30 p.m. Los resultados de laboratorio son realizados en 30 minutos y son reportados a la institución que solicita los exámenes, siendo las 11:00 p.m. Dichos exámenes de laboratorio son evaluados, según historia clínica, el día siguiente siendo las 7:30 a.m. por el médico de turno,  dando como resultado un síndrome agudo anémico. Una vez evaluados éstos, el médico define: Urgente, evaluación por cirugía. Al llegar al cubículo el paciente ha fallecido.

Caso Hipotético
Dr. Alejandro González


Conclusión:

En este caso podemos observar múltiples fallas en la oportunidad, por lo general las IPSs realizan la evaluación de la oportunidad al laboratorio clínico (Tiempo transcurrido desde que se recepciona la muestra en el laboratorio hasta que sale el resultado del laboratorio), pero no al proceso integral entre la IPS y el servicio interdependiente, en este caso el laboratorio clínico (tiempo trascurrido desde que el medico ordena hasta que define conducta). Como pueden observar en el caso presentado, se evidencian fallas en la oportunidad desde que el medico ordeno los exámenes hasta que fueron tomados, trascurriendo aproximadamente 4 horas, pasaron 4 horas 30 minutos para que el mensajero recogiera las muestras en la IPS, porque la esta no contaba con los insumos necesarios para realizar sus propios exámenes de laboratorio, la realización del laboratorio solo tomo 30 minutos, pero se evidencian fallas en el reporte, paso 1 hora desde que se realizaron hasta su reporte, fallas en la evaluación de los exámenes, esta no fue realizada por el médico del turno nocturno, si no que fueron evaluados por el médico del turno siguiente, trascurriendo 8 horas y 30 minutos, en conclusión desde que el medico ordeno los exámenes a las 11 am hasta que fueron evaluados al siguiente día, 7:30 am trascurrieron aproximadamente 20 horas 30 minutos. La medición de la oportunidad de un servicio interdependiente se debe medir teniendo en cuenta el tiempo trascurrido desde que el medico ordena hasta que define conducta. También hay que tener en cuenta las condiciones en que se transportó la muestra, el tiempo de la muestra en el servicio y durante el trasporte, la calidad de la muestra, entre otros. Ejemplo para medir los tiempos de una muestra de laboratorio Urgente (máximo 2 horas debe demorar)

   
Variables
Orden medica
Toma de la Muestra
Se transporta al laboratorio
Llega al laboratorio
Sale del laboratorio
Llega al servicio
Evalúa el médico y toma conducta
Tiempo











_______________________ URGENTE 2 HORAS _______________________


Los invito a realizar un AMEF de los riesgos o fallas que se pueden presentar en su interdependencia de servicios y de esta manera garanticemos la Seguridad del Paciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario