miércoles, 6 de enero de 2016

Cuando no realizamos una adecuada prevención de la enfermedad y promoción de la salud, también ponemos en riesgo la Seguridad del Paciente.

Cuando no realizamos una adecuada prevención de la enfermedad y promoción de la salud, también ponemos en riesgo la Seguridad del Paciente.

Uno de las dificultades más relevantes que tiene el sistema de salud actual colombiano, es su caracterización como un sistema de salud enfocado solo en el ámbito curativo y su precario enfoque hacia un sistema de salud preventivo, todos los años son más los servicios de salud que se abren, pero de manera inequitativa para la población, porque la mayoría se concentran en las grandes capitales, como son los servicios especializados que tanto carecen las subregiones del país, pero también el cierre de servicios de obstetricia y pediatría por el hecho que no generan los suficientes ingresos económicos para las clínicas, olvidando la responsabilidad social que tienen con su región. El déficit de camas del cual se vive hablando y que muchos administrativos creen que se soluciona con la ampliación de clínicas y hospitales, que aunque es bueno tener accesibilidad en los servicios de salud, es un tema para no estar orgullosos, antes en un indicador que preocupa, esto lo único que quiere decir es que nos estamos enfermando más y más cada año. 

De los programas de detección temprana y protección específica que se deben implementar en Colombia, no existe un programa de detección temprana de las alteraciones para el adulto joven de 29 a 45 años, quienes están en este rango de edad, son personas sedentarias, no realizan ejercicio, no se alimentan bien, son consumistas, es el rango donde más se trabaja por que lo quieren todo, hay mayor estrés y consumen medicamentos sin prescripción médica, creen que están bien de salud, pero cuando llegan a los 45 años, empieza a aparecer la diabetes, la hipertensión, obesidad, daño renal, cáncer, problemas psicológicos, entre otros. 

La poca oferta de estos programas de detección temprana y protección específica, la no búsqueda activa de pacientes con alteraciones en su estado de salud que se pueden prevenir a tiempo, la no oportunidad en la consulta general y especializada, todo ello impacta en los servicios de urgencias, que se ven saturados de pacientes, al mismo tiempo que el número de camas se hace insuficiente, poniendo en riesgo la Seguridad del Paciente. Si no se realiza un cambio de rumbo hacia la prevención de la enfermedad y promoción de la salud iremos siempre por el camino equivocado y el cambio debe venir desde las políticas públicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario