lunes, 10 de septiembre de 2018

QUE TAN SEGUROS SON LOS DISPOSITIVOS MÉDICOS EN EL CONTEXTO ACTUAL QUE ATRAVIESAN LAS INSTITUCIONES DE SALUD EN COLOMBIA.




La seguridad del paciente vista desde los dispositivos médicos implica que estos no le causaran daño al paciente y supone que con el paso del tiempo el paciente seria menos dependiente de los profesionales de la salud, pero en la realidad no ha sido así, por lo menos hasta hoy los profesionales de la salud son quienes siguen interactuando con la tecnología en beneficio del paciente, además de alertar cuando estos no están en pleno funcionamiento, ya que a pesar de lo avanzada que es la tecnología, con la cantidad de previsiones, programas de Tecnovigilancia, mantenimiento y alertas que incluyen, alguno de ellos en cualquier momento puede fallar. 

De ahí la importancia de enfermería, debido a que es el profesional de salud que más interactúa con el paciente y los dispositivos médicos y a quien debemos todas las alertas que notifican a diario a los equipos de mantenimiento. Por otro lado en muchas instituciones no se hace una adecuado uso de los dispositivos médicos, en muchos casos no se sigue un programa de Tecnovigilancia, no se cumplen los programas de mantenimiento preventivo y de calibración de equipos, de acuerdo con las recomendaciones del fabricante o son usados mucho más de su vida útil. 

Esto se puede mirar también desde el punto de vista de la crisis económica que atraviesan las instituciones de salud en el país, donde el flujo de dineros que se deben pagar a las IPS por parte de las EPS no es continuo y la cartera suma 9 billones de pesos, lo que implica que no se estén llevando acabo, con la periodicidad requerida los programas de mantenimiento preventivo, correctivos y calibraciones necesarias para el funcionamiento seguro de los dispositivos médicos, como también la escasa renovación de la tecnología, que en algunos casos ya se han cumplido su vida útil, teniendo que acudir a la reutilización. Por lo general el 50% de los dispositivos médicos que son retirados por mal funcionamiento tienen problemas relacionados con factores humanos, que pueden incluir falta de capacitación a los profesionales de salud de parte de la institución de salud, rupturas, falta de mantenimiento, caídos, daños por parte del paciente, etc. 

En todo caso ponerlos nuevamente en funcionamiento puede ser simple, pero en las condiciones económicas actuales de las instituciones de salud lo hace difícil cumplir, ni siquiera con los planes de mantenimiento o remplazando de la tecnología si es del caso, lo que no los hace en este contexto actual muy seguros para los pacientes y se convierte en una tarea mucho más difícil para enfermería, que además  vigilar los parámetros normales del paciente, tienen también que vigilar un dispositivo médico enfermo y sin mantenimiento, con innumerables reportes diarios de fallas de estos dispositivos y sin ninguna respuesta oportuna, respuestas muchas veces condicionadas al presupuesto económico institucional. 

La principal causa raíz de este problema radica en las decisiones no tomadas por el ministerio de salud y su falta de reglamentación a las EPS, para la disposición de los recursos económicos continuos a las instituciones de salud. 

La segunda víctima de los eventos adversos relacionados por los dispositivos médicos ha sido enfermería, a pesar de su innegable labor de notificar las fallas a tiempo de los dispositivos médicos y continuar cuidando del paciente con la preocupación constante de que fallaran en cualquier momento, pero sin obtener respuestas oportunas a sus reclamaciones por parte de la institución de salud.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario