lunes, 3 de septiembre de 2018

Un salvavidas para los Hospitales Públicos en momentos de crisis que puede funcionar y perdurar.






Es sabido por todos de las necesidades por las cuales están atravesando los hospitales públicos en la actualidad, el 25% se encuentra en riesgo financiero y fiscal alto, las deudas de las EPS con los hospitales son alrededor de 9 billones de pesos, con un incremento anual de aproximadamente el 4%. Con estas deudas les ha sido imposible trabajar adecuadamente, viéndose abocados a una disminución de la calidad y la seguridad de sus pacientes, el deterioro de su infraestructura y de los equipos tecnológicos necesarios para la atención va en aumento, debido a la escases de recursos financieros es imposible realizar las adecuaciones correspondientes y remplazar la tecnología en salud. Además de la disminución del talento humano en salud, disminución de capacitaciones y entrenamientos necesarios para brindar una atención segura, sumado a la carga laboral y la desmotivación del personal.

Por todo ello, es un buen momento para que los hospitales públicos constituyan fundaciones propias, este soporte va a contribuir a la adquisición de equipos de alta tecnología, mejoramiento de la infraestructura, como el mejoramiento del entorno de la atención que realiza el talento humano en salud. Existen muchas personas y emresas generosas y dispuestas a contribuir en el mejoramiento de la atención en salud para los pacientes de su territorio. Cualquier persona puede donar, las donaciones no tienen requerimientos mínimos ni máximos, cualquiera es bien recibida, porque se dan de buen corazón.

Para tener una idea de cómo debería funcionar daremos algunas pautas, pero también hay que tener en cuenta las reglamentaciones dispuestas para ello.

El hospital debe entregar a la fundación los proyectos por orden de prioridades, con la respectiva planificación y factibilidad según sus necesidades, mejoramiento y crecimiento proyectado.

La fundación se encargara de direccionar los eventos de donaciones, donde se harán las presentaciones de los proyectos que tiene el hospital.

La fundación se encargara de recaudar las donaciones y administralas y asignar los recursos al hospital una vez se recolecten los montos necesarios para llevar a cabo uno o varios proyectos.  

La fundación realizara vigilancia y auditoria que garanticen el buen manejo de los recursos financieros por parte del hospital.

La fundación debe contar por un concejo de administración, el cual debe estar conformado por un presidente, un vicepresidente, un administrador, un secretario y un tesorero, además contar con un director o gerente y personal necesario para el desarrollo de sus actividades. Este personal en parte puede estar conformado por voluntarios.

De esta manera el hospital podrá contar con recursos adicionales que eviten el deterioro de la calidad, mejores inversiones en talento humano, infraestructura y equipamiento tecnológico. Que perduren no solo en momentos de crisis, sino también en los buenos momentos para poder llevar a cabo proyectos más ambiciosos e investigaciones clínicas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario