sábado, 5 de octubre de 2019

Automating Vancomycin Monitoring to Improve Patient Safety - Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety

Automating Vancomycin Monitoring to Improve Patient Safety - Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety: Intravenous vancomycin is a frequently used antibiotic and a common cause of medication-related
harm because of its narrow therapeutic range. Improving monitoring of drug levels
with automation in the electronic health record (EHR) may decrease this harm.

Implementación de un programa de seguimiento telefónico del departamento de emergencias para pacientes suicidas: éxitos y desafíos - Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety

Implementación de un programa de seguimiento telefónico del departamento de emergencias para pacientes suicidas: éxitos y desafíos - Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety: Many emergency department (ED) patients are at risk of suicide, and the ED is a key
setting for suicide prevention. Although ED interventions are associated with reduced
suicide attempts and societal costs, most EDs do not have follow-up programs. This
pilot investigated the feasibility and implementation process of a statewide program.

¿A quien vas a llamar? Resultados de un enfoque basado en el equipo para responder a problemas de comportamiento disruptivos en pacientes hospitalizados - Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety

¿A quien vas a llamar? Resultados de un enfoque basado en el equipo para responder a problemas de comportamiento disruptivos en pacientes hospitalizados - Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety: The behavioral response system (BRS) at one institution is designed to bring immediate
resources to bear when hospitalized patients experience acute episodes of disruptive
behavior. The goal of this study was to describe the patient population, inciting
events, and outcomes of the BRS.

COMO REDUCIR LAS INFECCIONES ASOCIADAS A LA ATENCION DEL CUIDADO EN SALUD.

Más del 10% de los médicos sufrirá un trastorno mental

Más del 10% de los médicos sufrirá un trastorno mental: FacebookTwitterEmailPinterestLinkedInReddit





En los dos últimos años, 2017-2018, se ha atendido 877 nuevos casos de trastornos mentales y adicciones, casi un 30% más en los dos años precedentes, según los datos recogidos por la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC).

El 90% se recupera

A lo largo de los 21 años que lleva implantado el PAIME, han sido atendidos 5.171 médicos y de ellos un porcentaje cercano al 90% se han recuperado incorporándose al ejercicio de la Medicina.
Se trata de un programa singular, único en España desde el ámbito profesional y referente en Europa y en el mundo, que nació por iniciativa del Colegio de Médicos de Barcelona y, actualmente, está implantado en todas las comunidades autónomas.

Compromiso deontológico

El PAIME responde al compromiso deontológico de la profesión médica y atiende de manera integral –asistencia sanitaria, atención social, apoyo legal y asesoramiento laboral- a médicos que sufren problemas psíquicos y/o adictivos para darles el tratamiento adecuado y para ayudarles a retornar con las adecuadas garantías a su trabajo.
Se estima que entre un 10 y un 12 por ciento de los médicos en ejercicio pueden sufrir a lo largo de su vida profesional un trastorno mental o una adicción al alcohol y a otras drogas.

Jueces y pilotos

Para hacer frente a este tipo de situaciones, los Colegios de Médicos se han dotado de este Programa, un referente para todas aquellas profesiones que tienen responsabilidades ante los ciudadanos y, en el caso concreto de los médicos, con posibles consecuencias negativas para la salud o la vida de la gente por riesgo de mala praxis. Dos colectivos profesionales interesados por el programa han sido los jueces y pilotos.
El informe PAIME, que se elabora con todos los datos que aportan los responsables colegiales de este programa y los clínicos, sirve para conocer la realidad del programa, así como las tendencias de evolución hacia las que apunta y se realiza cada dos años. En esta ocasión, se han presentado los datos registrados referentes a 2017 y 2018.

Patologías

En cuanto a los diagnósticos clínicos, el mayor número de casos está relacionado con trastornos del estado de ánimo (31,5%), seguidos por el consumo de alcohol y otras sustancias (23,6%), por trastornos adaptativos (21,2%), y de ansiedad (12,8%).
De los casos registrados como casos complejos en estos dos años, 147 presentaban riesgo de mala praxis, 56 tenían conflictos en el entorno laboral y 15 médicos tuvieron que cambiar de centro de trabajo.

Entre 51 y 60 años, más riesgo

Por edad, es de destacar que el colectivo más afectado es el de entre 51 a 60 años (27,8%), seguido del de 31 a 40 años (23,5%), de 41 a 50 (23,3%), menos de 30 años (15,6 %) y más de 61 años (9,8%). Destaca el incremento de los colectivos de menos de 30 años que han pasado de 13,7% en 2015 y 7,8% en 2016, a 14,2% en 2017 y 17% en 2018. También es de destacar el incremento del colectivo entre 31 y 40 años, especialmente, en 2018 que es del 26,1% cuando en años anteriores estaba en torno al 20%.

Medicina de Familia

En cuanto a las especialidades más afectadas por este tipo de trastornos, el 42% de los casos son de Medicina Familiar y Comunitaria, seguido de Anestesistas (7,3%), Pediatras (6,1%) y Psiquiatras (4,2%). Es de destacar el incremento de los anestesistas que pasan de una media de entre el 5 y 6% a más del 7%, así como de los profesionales que trabajan en el Área de Urgencias tanto intra como extrahospitalaria que han pasado del 1,8% en 2015 y 3% en 2016 a 3,5% en 2017 y al 5,1% en 2018.
El 56% pide ayuda por iniciativa propia
A pesar de ello, el 56% de los médicos que han solicitado atención del PAIME lo han hecho por iniciativa propia; el 13,1% lo han hecho a través de un colega; el 10,5% por el departamento de riesgos laborales; 9,8% por el psiquiatra; el 5% por un superior; el 4,5% por un familiar y el 0,5% por gerencia.

Cambian el contraste yodado por dióxido de carbono

Cambian el contraste yodado por dióxido de carbono: El dióxido de carbono (CO2) como medio de contraste para sustituir o minimizar en lo posible el empleo de contraste yodado.

contraste yodado CO2

El CO2 no provoca reacciones alérgicas

La ventaja que ofrece el CO2 frente al contraste yodado se basa, por un lado, en que no provoca reacciones alérgicas y por otro en que no provoca toxicidad renal. Las terapias endovasculares implican pruebas radiodiagnósticas y medios de contraste, y desde hace un tiempo se está apostando por el uso del gas CO2 para sustituir el contraste yodado en las cirugías y casos en los que está indicado, especialmente en aquellos pacientes con una función renal deteriorada.

El primero, un paciente con insuficiencia renal

En Guadalajara, este medio de contraste se ha aplicado ya en un paciente con una isquemia de la pierna que, por padecer insuficiencia renal, habría requerido premedicación para emplear contraste yodado, además de precisar control de la función renal. Por otro lado, también se ha intervenido a un paciente con un aneurisma  de la aorta abdominal que presentaba deterioro de la función renal.
Mediante el empleo del CO2 como medio de contraste “evitamos en lo posible el contraste yodado para no afectar más la función renal en estos casos en que de por sí está afectada”, ha señalado la jefa de Angiología y Cirugía Vascular y Endovascular del Hospital de Guadalajara, Mercedes Guerra Requena.
“Llevamos tiempo probando estos sistemas pero nos ha llevado meses lograr una buena calidad de imagen que nos dé seguridad durante la intervención y así poder ofrecerlo a los pacientes”, ha explicado la doctora Guerra.

Consiste en inyectar gas que se desplaza por la sangre y permite visualizar la imagen

Para ello, se ha trabajado conjuntamente con los fabricantes de los medios de imagen radiológica que incorporan los arcos quirúrgicos empleados en quirófano, con el fin de adaptar el software de los equipos y lograr una buena imagen del contraste. Desde la Presidencia del Capítulo Español de Cirugía Endovascular que ostenta Mercedes Guerra, se ha distribuido un comunicado entre todos los servicios del país que cuenten con los mismos equipos, para facilitarles la adaptación de los programas.
La técnica, que está comenzando a implementarse en España, consiste en inyectar gas que se desplaza por la sangre y permite visualizar la imagen del lugar ocupado por el gas, que se eliminaría espontáneamente. Para emplear este medio de contraste se precisa una mínima preparación del paciente mediante dieta para evitar la presencia de gas intestinal, pues éste afectaría a la calidad de la imagen.
«Puede emplearse en intervenciones que vayan desde el diafragma a los pies»

A quién beneficia

El CO2 como medio de contraste está especialmente indicado en pacientes con deterioro renal y se quiere aplicar a cirugías cada vez más complejas, ya que el hecho de no aportar toxicidad permite acortar el periodo de hospitalización, al no ser necesario corregir la función renal.
Su uso, sin embargo, no está indicado en todos los casos. Como ha informado la doctora Guerra, “puede emplearse en intervenciones que vayan desde el diafragma a los pies, que es la gran mayoría de nuestras cirugías”, pero no en cirugías cerebrales o de tórax.
El objetivo es ir extendiendo el uso del CO2 a todos los pacientes, no sólo a los que presentan daño renal, en sustitución del contraste yodado. En este sentido, el quirófano híbrido con que contará el hospital tras su ampliación ofrece nuevas posibilidades y mejor calidad en la imagen, y esto permitirá minimizar el uso de contraste yodado.

Innovación

El equipo de cirujanos vasculares y endovasculares del Hospital de Guadalajara, encabezado por la doctora Mercedes Guerra, fue el responsable de la primera retransmisión de una intervención de aorta vía Google Glass para facilitar la formación de profesionales sanitarios, y, entre otros avances, también fue el primer equipo en España que implantó, en marzo de 2016, un nuevo stent para lesiones vasculares por encima de la rodilla, cuya acción liberadora de fármacos se prolongaba durante 300 días frente a los 60 habituales.

Tomado: Diario sanitario