Este estudio se realizó mediante la obtención de un extracto de la base de datos Wake Up Safe el 14 de diciembre de 2017 y se examinó para detectar complicaciones asociadas al transporte de pacientes pediátricos bajo el cuidado de la anestesia. El transporte de pacientes bajo cuidados de anestesia conlleva numerosos riesgos potenciales, especialmente para aquellos con enfermedades críticas. El propósito de este estudio fue de identificar y reportar todos los eventos adversos asociados al transporte de pacientes pediátricos bajo el cuidado de la anestesia pediátrica de una base de datos preexistente de eventos adversos perioperatorios.

Esto se definió como eventos que ocurrieron durante o inmediatamente después del transporte o movimiento de un paciente pediátrico durante o en las proximidades de su atención por parte de los anestesiólogos, incluido el reposicionamiento y el traslado a la unidad de recuperación o de hospitalización, se observó que la causa estaba asociada con la anestesia o el traspaso. Los eventos se excluyeron si se establecía claramente que un evento estaba en curso y no se vio afectado por el transporte de anestesia, como un paciente que desarrolla un paro cardíaco que luego requiere un traslado urgente al quirófano.

La metodología de búsqueda incluyó elementos específicos de datos existentes que indican transporte del paciente, traspaso o estado de cuidados intensivos antes de la operación, así como una búsqueda de texto libre en busca de fragmentos de palabras que indiquen movimiento. Los eventos seleccionados fueron revisados ​​por 3 anestesiólogos para su inclusión, y todos los elementos de datos fueron extraídos para su análisis.

Dentro de los resultados se encontraron que de 2971 eventos en el extracto de la base de datos, el 63,8% cumplió con los criterios de selección y el 5,0% (148 eventos) estaban relacionados con el transporte. Los eventos fueron principalmente de naturaleza respiratoria. Casi el 40% de todos los eventos notificados ocurrieron en bebés de ≤ 6 meses. Un total de 59,7% de los eventos fueron al menos algo prevenibles y el 36,4% se asociaron con daños al paciente, generalmente temporales. De los 86 paros cardíacos notificados, 50 (58,1%) tuvieron causas respiratorias, de los cuales el 74% estuvo relacionado con factores anestésicos o perioperatorios del equipo. Los eventos respiratorios ocurrieron en todas las etapas de la atención, con un 21,4% durante el transporte preoperatorio y un 75,5% en el postoperatorio. El noventa y tres por ciento de las extubaciones no planificadas ocurrieron en pacientes de 6 meses o menos. Se notaron diez eventos de medicación, 2 de los cuales resultaron en un paro cardíaco. Causas fundamentales en todos los eventos relacionados principalmente con factores del proveedor y del paciente.

El cinco por ciento de los eventos adversos de la anestesia pediátrica notificados están asociados con el transporte. Los puntos de aprendizaje destacan el riesgo de salir de la anestesia durante el transporte a la unidad de recuperación o cuidados intensivos (UCI). Los pacientes de la UCI que se someten a transporte de anestesia enfrentan riesgos relacionados con las transiciones en los proveedores, el equipo, la sedación y la posición física. La sedación y el bloqueo neuromuscular pueden ser necesarios para el transporte en algunos pacientes, pero se han asociado con eventos adversos en otros. Tomado de International Anesthesia Research Society

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.