La sobrecarga del personal en el trabajo de las enfermeras siempre ha sido un problema para la seguridad del paciente, donde la mayoría de los que gestionan los servicios solo miran su pequeño presupuesto asignado, pero no miran realmente el presupuesto global de lo que implican todas las incapacidades, complicaciones, eventos adversos e infecciones que sufren los pacientes y que aumentan considerablemente el costo en salud. Al no poder mirar el presupuesto global donde se describan los gastos relacionados con la no calidad del servicio, no nos daremos cuenta que sale más económico tener más enfermeras.

Limitar el crecimiento del gasto sanitario es un objetivo político importante en Europa a pesar de las preocupaciones sobre los resultados adversos para la calidad y seguridad de la asistencia sanitaria. Los hospitales son un objetivo para las reducciones de gastos. Las reformas del sistema de salud han desplazado los recursos para brindar más atención en entornos comunitarios, al tiempo que acortan la duración de la estadía en el hospital y reducen las camas para pacientes hospitalizados, lo que se traduce en una mayor intensidad de la atención para los pacientes hospitalizados.

La enfermería es un objetivo flexible porque se pueden ahorrar rápidamente reduciendo la dotación de personal de enfermería, mientras que los ahorros a través de una mayor eficiencia son difíciles de lograr. No hemos podido ser capaces de gerenciar los sistemas de salud entre ellos los hospitales haciendo una adecuada gestión del riesgo y reinvertir el dinero ahorrado en el control de eventos adversos e infecciones en mas enfermeras.

Presentamos los resultados de dos estudios importantes que nos dan una adecuada orientación sobres esta problemática. En el primer estudio (Linda H Aiken, PhD. The lancet). Este estudio observacional contiene datos que provienen de fuentes administrativas sobre pacientes hospitalarios y características de los hospitales, y encuestas de 26 516 enfermeras profesionales de atención de cabecera realizadas en 2009-10 en 300 hospitales en nueve países europeos (Bélgica, Inglaterra, Finlandia, Irlanda, Países Bajos, Noruega, España, Suecia y Suiza). No se dispuso de datos similares de alta de pacientes consistentes con el protocolo de mortalidad de pacientes para tres países (Alemania, Polonia y Grecia). El estudio incluyó a la mayoría de los hospitales de cuidados intensivos para adultos en Suecia, Noruega e Irlanda, y muestras geográficamente representativas de hospitales en los otros países.

Un aumento en la carga de trabajo de las enfermeras por parte de un paciente aumentó la probabilidad de que un paciente hospitalizado muriera dentro de los 30 días posteriores al ingreso en un 7%, y cada 10% de aumento en las enfermeras de licenciatura se asoció con una disminución de esta probabilidad en un 7%. Estas asociaciones implican que los pacientes en hospitales en los que el 60% de las enfermeras tenían títulos de licenciatura y las enfermeras atendían a un promedio de seis pacientes tendrían una mortalidad casi un 30% menor que los pacientes en hospitales en los que solo el 30% de las enfermeras tenían títulos de licenciatura y las enfermeras atendidas. un promedio de ocho pacientes. Los recortes de personal de enfermería para ahorrar dinero podrían afectar negativamente los resultados de los pacientes.

El segundo estudio (M. Solís Muñoz. Elsevier) se analizó la información relativa a todos los pacientes en 8 de las UCI de 4 hospitales universitarios de enero a diciembre del 2013 y se incluyeron un total de 5.718 hospitalizaciones. Se utilizó una medida de la variación de la ratio paciente-personal sanitario en combinación con la carga de trabajo turno por turno para establecer su relación con la mortalidad en función del tiempo en UCI, excluyendo a los pacientes con decisión de renunciar a la terapia de soporte vital. Se usó la regresión multinivel de Poisson, se cuantificó el riesgo de mortalidad relativa en la UCI, ajustado por la rotación de pacientes, la gravedad y los niveles de dotación de personal.

El riesgo de muerte se incrementó en 3,5 cuando la ratio paciente-enfermera era mayor de 2,5 y se incrementó en 2,0 cuando la ratio paciente-médico superó el 14. Las proporciones más altas se produjeron con más frecuencia durante el fin de semana para el personal de enfermería y durante la noche para los médicos. La alta rotación del paciente y el volumen de procedimientos de soporte vital realizados por el personal también se asociaron con una mayor mortalidad.

Este estudio propone umbrales para ratios paciente-personal sanitario basados en la evidencia, por encima de los cuales se compromete la seguridad del paciente en UCI. Monitorizar en tiempo real los niveles de dotación de personal y la carga de trabajo es factible para ajustar los recursos de personal sanitario a las necesidades de los pacientes.

Compartir en

One Reply to “Un aumento en el numero de pacientes de las enfermeras, aumenta la probabilidad de mortalidad en los pacientes.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.