Lamentablemente, las caídas durante la hospitalización siguen siendo frecuentes. En 1.263 hospitales de Estados Unidos, los adultos en unidades médicas y quirúrgicas caen 3,56 veces por cada 1.000 días-paciente, y el 26,1% de las caídas resultan en lesiones del paciente, como laceraciones, fracturas, hemorragia intracraneal y muerte. En comparación con los pacientes sin caídas, los pacientes con lesiones graves inducidas por caídas permanecen 6,9 días más y tienen costos de hospitalización que son $ 13.806 más altos (dólares de 2009). Los hospitales a menudo absorben los costos de las caídas, particularmente para los pacientes asegurados por Medicare. Las lesiones catastróficas, como la muerte, pueden desencadenar investigaciones por parte de los reguladores o dar lugar a reclamaciones legales.

Este estudio se realizó en el Ronald Reagan UCLA Medical Center, que es un centro de referencia académico terciario de 466 camas con 23,000 admisiones al año, donde se llevaron a cabo varias intervenciones para la prevención de caídas que se implementaron en cinco unidades de cuidados intensivos, seis unidades auxiliares, siete unidades de piso y una unidad de rehabilitación para pacientes hospitalizados. Las unidades reducidas se reestructuraron durante la mudanza, de modo que se combinaron dos, se eliminó una unidad muy pequeña y una se incluyó en una unidad de piso. La unidad de rehabilitación no se movió. Debido a las diferencias en los factores de riesgo de caídas, las unidades de pediatría y obstetricia desarrollaron sus propios programas, que no evaluamos.

Entre las intervenciones realizadas se cuentan los cambios instituidos antes del inicio de la recopilación de datos en 2003 incluyeron: (1) la reorganización del Falls Committee (2001); (2) evaluar el riesgo y señalar a los pacientes de alto riesgo (2001); y (3) mejorar los informes de otoño (2002). Después de 2003, los componentes de la intervención incluyeron (4) un mayor escrutinio de las caídas (2005); (5) instituir rondas de enfermería por horas (2006); (6) reorganización de la estructura y los sistemas de liderazgo (2007); (7) estandarización del equipo de prevención de caídas (2008); (8) mudarse a un nuevo edificio de hospital (2008); (9) investigar de forma rutinaria las causas fundamentales de las caídas (2009); (10) instituir una evaluación y mitigación del riesgo de caídas por hora (2009); (11) educar a los pacientes sobre el riesgo de caídas (2011); y (12) enseñanza del pensamiento crítico a enfermeras a través de módulos de aprendizaje basado en problemas (2012). Ahora describimos cada una de estas intervenciones.

Después de esta implementación se obtuvieron los siguientes resultados durante el período analítico, se produjeron 3.440 caídas en las unidades de enfermería de estudio, de las cuales el 57,7% fueron por parte de pacientes del sexo femenino. El mayor número de caídas involucró a pacientes de 60 a 79 años de edad, en comparación con las otras categorías de edad. La mayoría de las caídas ocurrieron en unidades quirúrgicas (38,7%) o unidades reductoras (32,5%). Se observó el 17% y se asistió al 15,2%. Desde julio de 2003 hasta diciembre de 2014, la tasa bruta de caída se redujo de 3,07 a 2,22 por 1.000 días-paciente, o 27,7%. La tasa de caída prevista disminuyó de manera no significativa de 2003 a 2006, aumentó de manera no significativa de 2006 a 2007, aumentó de manera no significativa de 2008 a junio de 2009 después de la mudanza al nuevo hospital, disminuyó significativamente de 2009 a 2011 después de que las enfermeras comenzaran a evaluar y mitigar el riesgo de caídas por hora, y se mantuvo relativamente estable después de 2011.

Aproximadamente el 26% de las caídas involucraron lesiones, incluido el 24,8% con lesiones leves y el 1,2% con lesiones moderadas, graves o fatales. De 2003 a 2014, la tasa de caídas de lesiones disminuyó de 0,77 a 0,65 por 1.000 días-paciente, o un 15,6%. Después de que un centro médico académico implementó una serie de intervenciones en sus unidades de enfermería para adultos desde 2003 hasta 2014, hubo una reducción significativa y sostenida en las tasas de caídas, de 3.07 a 2.22 por 1,000 pacientes-días, una reducción no ajustada del 27.7%, en un 11.5 período del año. En comparación, la tasa de caída en los hospitales de EE. UU. Que informaron datos al NDNQI disminuyó en un 7,6% (de 3,56 a 3,29 por cada 1000 pacientes-días) de 2004 a 2009,25 y la tasa general de caídas para los hospitales de EE. UU. disminuyó en un 15% estimado entre 2010 y 2015.

Este programa multidimensional de prevención de caídas implicó instituir una serie de cambios incrementales cada pocos años durante aproximadamente una década. Esto se asoció con una disminución sostenida de las caídas desde 2003 hasta 2014. Los hospitales interesados ​​en lograr reducciones significativas de las caídas, pero preocupados por sobrecargar a las enfermeras de primera línea o con prioridades financieras en competencia, también pueden encontrar que un enfoque incremental y la perseverancia dan sus frutos. Tomado. The Joint Commission. Journal on Quality and Patient Safety. Autor: Catherine M. Walsh, MSN, RN, GNP.

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.