Este estudio Identifico lo que ocurre entre los proveedores de atención médica (HCP) después de un evento adverso (EA) y qué podrían hacer los colegas para ayudarlos. Realizaron un estudio cualitativo con participación de médicos y enfermeras de hospitales e instalaciones de atención primaria.

Entre los resultados encontraron que, participaron quince profesionales sanitarios y 12 profesionales de la salud con responsabilidades de gestión de la calidad con entre 8 y 30 años de experiencia; 15 (56%) eran médicos (9 médicos generales, 3 cirujanos, 2 intensivistas y 1 de una unidad de urgencias) y 12 (44%) eran enfermeras (5 trabajaban en atención primaria y 7 en hospitales). Hubo consenso en que las segundas víctimas requieren el apoyo de los colegas y la gerencia; sin embargo, en cambio, muchas veces perciben rechazo. Experimentan pensamientos repetitivos, miedo y soledad.

Los canales formales de información favorecen la implementación de mejoras. Los proveedores de atención médica informaron que la información sobre las medidas para prevenir un nuevo evento adverso es inaccesible, mientras que la gerencia dijo que era necesario un cambio de comportamiento para promover una cultura de seguridad. Los canales informales comunes eran los pasillos y la cafetería. Las reacciones de los compañeros de las segundas víctimas fueron de sorpresa y para evitar implicaciones.

Entre las conclusiones se pudo resaltar que los planes y protocolos organizados sobre qué hacer para ayudar a los HCP después de un EA son poco comunes. Los canales formales de información mitigan los rumores y la desinformación. Los canales informales dificultan el aprendizaje de la experiencia y el fortalecimiento de la cultura de seguridad, y fomentan la ocultación de incidentes. Los enfoques que permiten a los HCP involucrados en un EA hablar sobre lo sucedido ofrecen una respuesta positiva a sus necesidades emocionales. Referencia: Journal of Patient Safety

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.