Este estudio analiza los efectos de la cirugía nocturna comprendida entre el tiempo transcurrido de 17:00 a 07:00 horas y que puede conducir a un aumento de la mortalidad y morbilidad posoperatorias. Los mecanismos que explican esta asociación siguen sin estar claros. Se realizo un estudio de cohorte retrospectivo multicéntrico de pacientes adultos sometidos a cirugía no cardíaca con anestesia general en dos redes hospitalarias de atención terciaria principales en competencia. En el análisis primario, imputamos los datos faltantes y determinamos si la exposición a la cirugía nocturna afecta la mortalidad a los 30 días utilizando un modelo de efectos mixtos con anestesia individual y proveedores quirúrgicos como efectos aleatorios. Los resultados secundarios fueron la morbilidad a los 30 días y el efecto mediador de las tasas de transfusión de sangre y los traspasos del proveedor sobre el efecto de la cirugía nocturna en los resultados. Además, probamos la modificación del efecto según el entorno quirúrgico.

Entre los resultados se encontró que, entre 350 235 participantes en la cohorte primaria imputada, la tasa de mortalidad fue del 0,9% (n = 2804/322 327) después del día y del 3,4% (n = 940/27 908) después de la cirugía nocturna. La cirugía nocturna se asoció con un mayor riesgo de mortalidad (OR adj 1,26; IC del 95%: 1,15 a 1,38; p <0,001). En análisis secundarios, la cirugía nocturna se asoció con una mayor morbilidad (OR adj.1,41; IC del 95%: 1,33 a 1,48; p <0,001). La proporción de pacientes que recibieron transfusión de sangre intraoperatoria y traspasos de anestesia fue mayor durante la noche, mediando el 9,4% (IC del 95%: 4,7% a 14,2%, p <0,001) del efecto de la cirugía nocturna sobre la mortalidad a 30 días y el 8,4% ( IC del 95%: 6,7% a 10,1%, p <0,001) de su efecto sobre la morbilidad. La asociación primaria fue modificada por el contexto quirúrgico (p-para-interacción <0,001), hacia un mayor efecto en pacientes sometidos a cirugía ambulatoria / el mismo día (OR adj 1,81; IC del 95%: 1,39 a 2,35) en comparación con los pacientes hospitalizados (OR adj 1,17; IC del 95%: 1,02 a 1,34).

Este estudio pudo concluir que la cirugía nocturna se asoció con un mayor riesgo de mortalidad y morbilidad postoperatorias. El efecto fue independiente de la agudeza del caso y estuvo mediado por factores potencialmente prevenibles: tasas más altas de transfusión de sangre y traspasos de proveedores más frecuentes. Tomado: BMJ quelite safety. Autor: Friederike C Althoff

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.