Las transferencias intrahospitalarias se han vuelto más comunes a medida que el personal del hospital equilibra las necesidades del paciente con la disponibilidad de camas. Sin embargo, esto puede dejar a los pacientes más vulnerables a posibles rutas de transmisión de patógenos a través de una mayor exposición a superficies contaminadas y contactos con individuos. Este estudio cuantifico la asociación entre el número de transferencias intrahospitalarias sufridas durante un período hospitalario y el desarrollo de una infección adquirida en el hospital (HAI).

Este estudio de tipo retrospectivo de casos y controles utilizo datos extraídos de historias clínicas electrónicas y cultivos microbiológicos de ingresos médicos no electivos en una gran red hospitalaria urbana que consta de tres sitios hospitalarios entre 2015 y 2018 (n = 24 240). Dado que los pacientes de edad avanzada comprenden una gran proporción de los usuarios de hospitales y son una población de alto riesgo de HAI, el análisis se centró en los mayores de 65 años.

Se realizó una regresión logística para obtener el OR para desarrollar una IAAS en función de las transferencias intrahospitalarias hasta el inicio de las IAAS para los casos o el alta hospitalaria para los controles, controlando por edad, sexo, tiempo de riesgo, comorbilidades de Elixhauser, lugar de ingreso hospitalario, especialidad del profesional de la salud dominante que brinda atención, ingreso en cuidados intensivos, número total de procedimientos y destino del alta.

Entre los resultados se encontró que, de los 24 240 hechos, 2877 casos se incluyeron en el análisis. El 72,2% de los episodios contenían al menos un traslado intrahospitalario. Mientras que el 27,8% de los pacientes no se sometió a ningún traslado intrahospitalario, el 44,2% de los pacientes se sometió a un traslado intrahospitalario durante su período, el 17,1% se sometió a dos traslados y el 11,0% se sometió a tres o más traslados.

Los casos experimentaron más transferencias que los controles, con el 76,0% de los casos sometidos al menos a una transferencia, en comparación con el 71,7% de los controles. Las transferencias intrahospitalarias variaron marginalmente según el TFC, y los pacientes de cardiología se movieron con mayor frecuencia. En el análisis multivariable, cada transferencia intrahospitalaria adicional aumentó las probabilidades de adquirir una HAI en un 9% (OR = 1,09; IC del 95%: 1,05 a 1,13).

Este estudio pudo concluir que las transferencias intrahospitalarias se asocian con mayores probabilidades de desarrollar una HAI. Se deben considerar estrategias para minimizar las transferencias intrahospitalarias y se necesitan más investigaciones para identificar las transferencias innecesarias. Su reducción puede disminuir la propagación de patógenos contagiosos en el entorno hospitalario.

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.