La telemedicina ha existido durante décadas, con un historial exitoso de aprovechamiento para tratar enfermedades infecciosas agudas y crónicas, incluidas las enfermedades respiratorias. En muchos casos, la telesalud ha proporcionado resultados equivalentes a la atención en persona. La telemedicina también ha demostrado un papel importante dentro de la atención médica urbana, donde una variedad de barreras puede dificultar el acceso.

En efecto, el uso de telemedicina aumentó rápidamente durante la pandemia de COVID-19. Este estudio evaluó los aspectos de calidad de la rápida expansión de un sistema de telesalud de atención de urgencia virtual (VUC) y los efectos de una iniciativa de detección telefónica secundaria durante la pandemia.

Este estudio, realizó un análisis de cohorte retrospectivo en una única red de atención médica de pacientes con VUC desde el 1 de marzo de 2020 hasta el 20 de abril de 2020. Los investigadores resumieron datos demográficos, comorbilidades, visitas de seguimiento de VUC, derivaciones al departamento de emergencias (ED) y visitas al ED, disposiciones, intubaciones y muertes.

Ademas, el equipo también revisó las visitas incompletas. A modo de comparación, el estudio evaluó los resultados de las disposiciones de no admisión del servicio de urgencias: visitas de retorno con y sin admisión y muertes. Analizamos por separado los efectos del sistema de devolución de llamada mejorado dirigido a pacientes de mayor riesgo con enfermedad similar a COVID durante las últimas dos semanas del período de estudio.

Entre los resultados se encontró que, un total de 18,278 pacientes adultos únicos completaron 22,413 visitas VUC. Por separado, 718 visitas programadas para pacientes estaban incompletas; la mayoría no se presentaron. El estudio encontró que el 50,9% de todos los pacientes y el 74,1% de los pacientes de 60 años o más tenían comorbilidades.

Tambien, de las visitas a VUC, el 6,8% tuvo un encuentro posterior con VUC dentro de las 72 horas; El 1,8% tuvo una visita posterior al SU. De los pacientes con seguimiento mejorado, el 4,3% fueron remitidos para evaluación en urgencias. La mortalidad fue del 0,20% en general; 0,21% inicialmente y 0,16% con seguimiento mejorado (p = 0,59). Los pacientes masculinos y negros estaban significativamente sobrerrepresentados en los fallecidos.

En conclusion, los servicios VUC implementados adecuadamente pueden proporcionar una estrategia pragmática para atender a un gran número de pacientes. La vigilancia continua de los factores operativos, técnicos y clínicos es fundamental para la calidad y seguridad del paciente con esta modalidad. Referencia. Smith, Silas W. et al.Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety, Volume 47, Issue 2, 86 – 98.

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.