Mitigar o reducir el riesgo de daños por medicamentos es una prioridad de política global. Pero la evidencia que refleja el daño prevenible de los medicamentos en la atención médica y los factores que derivan de este daño siguen siendo desconocidos. Por lo tanto, nuestro objetivo fue cuantificar la prevalencia, la gravedad y el tipo de daño prevenible de los medicamentos en los entornos de atención médica.

Este estudio realizo una revisión sistemática y un metaanálisis de estudios observacionales para comparar la prevalencia de daños prevenibles por medicamentos. Las búsquedas se realizaron en Medline, Cochrane Library, CINAHL, Embase y PsycINFO desde 2000 hasta el 27 de enero de 2020.

En segundo lugar, la extracción de datos y la evaluación crítica fueron realizadas por dos revisores independientes. Se empleó un metaanálisis de efectos aleatorios seguido de una metarregresión univariable y multivariable. La heterogeneidad se cuantificó mediante la estadística I 2 y se evaluó el sesgo de publicación. PRÓSPERO: CRD42020164156.

Entre los resultados se encontró que, de los 7780 artículos, se incluyeron 81 estudios con 285 687 pacientes. La prevalencia combinada para el daño prevenible de la medicación fue del 3% (intervalo de confianza (IC) del 95% del 2 al 4%, I 2  = 99%) y para el daño general de la medicación fue del 9% (IC del 95% del 7 al 11%, I 2  = 99,5 %) de todos los registros de incidencia de pacientes.

Además, las tasas más altas de daños prevenibles por medicamentos se observaron en entornos de atención a pacientes de edad avanzada (11%, 95% 7 a 15%, n = 7), cuidados intensivos (7%, 4 a 12%, n = 6), centros altamente especializados o quirúrgicos atención (6%, 3 a 11%, n  = 13) y medicina de emergencia (5%, 2 a 12%, n  = 12). La proporción de daños leves prevenibles por medicamentos fue del 39% (28 a 51%, n = 20,I 2  = 96,4%), daño prevenible moderado 40% (31 a 49%, n  = 22, I 2  = 93,6%) y daño prevenible clínicamente grave o potencialmente mortal 26% (15 a 37%, n  = 28, I 2  = 97%).

También, la fuente de las tasas de prevalencia más altas de daños prevenibles fueron la prescripción (58%, 42 a 73%, n  = 9, I 2  = 94%) y el monitoreo (47%, 21 a 73%, n  = 8, I 2  = 99%) etapas de uso de medicamentos. El daño prevenible fue mayor en los medicamentos que afectan al «sistema nervioso central» y al «sistema cardiovascular».

En conclusión, este es el metaanálisis más grande para evaluar el daño prevenible de la medicación. Concluimos que alrededor de uno de cada 30 pacientes está expuesto a daños prevenibles por medicamentos en la atención médica, y más de una cuarta parte de este daño se considera grave o potencialmente mortal.

Por otra parte, estos resultados respaldan el impulso de la Organización Mundial de la Salud para que la detección y mitigación de los daños relacionados con la medicación sea una prioridad máxima, al tiempo que destacan otros objetivos potenciales clave para la intervención correctiva que deberían ser un enfoque prioritario para la investigación futura.

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.