La comprensión de los eventos adversos entre los niños tratados en el departamento de emergencias (SU) ofrece una oportunidad para mejorar la seguridad del paciente al proporcionar evidencia de dónde concentrar los esfuerzos en un entorno de recursos limitados.

Este estudio estimo el riesgo de eventos adversos, su tipo, prevenibilidad y gravedad, para los niños atendidos en un servicio de urgencias pediátricas. Este estudio de cohorte prospectivo examinó los resultados de los pacientes que acudieron a un servicio de urgencias pediátricas durante un período de 1 año.

También, el resultado primario fue la proporción de pacientes con un evento adverso (daño al paciente relacionado con la atención médica recibida) relacionado con la atención en urgencias dentro de las 3 semanas posteriores a su visita.

Además, realizaron entrevistas telefónicas estructuradas con todos los pacientes y sus familias durante un período de 3 semanas después de su visita para identificar los resultados señalados (como visitas repetidas al servicio de urgencias, empeoramiento de los síntomas) y examinamos los registros médicos de los pacientes ingresados ​​con una herramienta de activación validada.

Por otra parte, para los pacientes con desencadenantes o desencadenantes marcados, tres médicos del servicio de urgencias determinaron de forma independiente si ocurrió un evento adverso.

Entre los resultados se encontró que, de 1567 pacientes elegibles, 1367 (87,2%) se inscribieron y 1319 (96,5%) se alcanzaron en el seguimiento. La mediana de edad de los pacientes fue de 4,34 años (IQR 1,5 a 10,57 años) y la mayoría (n = 1281; 93,7%) fueron dados de alta.

En primer lugar, entre los que recibieron seguimiento, 33 (2,5%, IC del 95%: 1,8% a 3,5%) sufrieron un evento adverso relacionado con la atención en urgencias. Ninguno experimentó más de un evento.

En segundo lugar, veintinueve eventos adversos (87,9%, IC del 95%: 72,7% a 95,2%) se consideraron prevenibles. Los tipos más comunes de eventos adversos (no mutuamente excluyentes) fueron problemas de manejo (51,5%), problemas de diagnóstico (45,5%) y seguimiento subóptimo (15,2%).

En tercer lugar, treinta y tres pacientes (2,5%, IC del 95%: 1,8% a 3,5%) sufrieron un evento adverso relacionado con la atención en la visita al servicio de urgencias de inscripción dentro del período de estudio de 3 semanas. Ningún paciente sufrió más de un evento adverso relacionado con la atención en la visita al servicio de urgencias de inscripción.

finalmente, casi la mitad (45,5%) de todos los pacientes con eventos adversos requirieron algún tipo de intervención médica o quirúrgica para manejar su evento adverso. Doce pacientes requirieron una visita al consultorio de un médico, 15 requirieron una visita al SU y 5 requirieron un ingreso en el hospital después de su visita inicial al SU.

En conclusión, uno de cada 40 niños sufrió eventos adversos relacionados con la atención en urgencias. Una alta proporción de eventos se pudo prevenir. Las cuestiones de gestión y diagnóstico merecen un estudio más detallado. Referencia: BMJ 2021

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.