La Guía de idoneidad de Michigan para catéteres intravenosos (MAGIC) proporciona criterios basados ​​en la evidencia para el uso de catéteres centrales de inserción periférica (PICC). Se desconoce si la implementación de MAGIC mejora la idoneidad del PICC y reduce las complicaciones.

Este estudio utilizó un diseño cuasiexperimental para implementar MAGIC en 52 hospitales de Michigan. Los datos fueron recolectados de registros médicos por extractores capacitados.

Además, se midió el desempeño hospitalario según tres criterios de idoneidad: uso de PICC a corto plazo (≤ 5 días), uso de PICC multilumen y colocación de PICC en pacientes con enfermedad renal crónica.

También, se comparó la idoneidad del PICC y las complicaciones del dispositivo antes de la intervención (enero de 2013 a diciembre de 2016) versus después de la intervención (enero de 2017 a enero de 2020).

De igual manera, se utilizó un análisis de puntos de cambio para evaluar el efecto de la intervención sobre la idoneidad del dispositivo.     

Por otra parte, ajustaron los modelos de regresión logística y de Poisson para evaluar la asociación entre la idoneidad y las complicaciones (combinación de oclusión del catéter, tromboembolismo venoso (TEV) e infección del torrente sanguíneo asociada a la vía central (CLABSI)).

Entre los resultados, se encontró que, entre 38 592 PICC, la mediana de permanencia del catéter osciló entre 8 y 56 días. Durante el período previo a la intervención, la frecuencia media de uso apropiado de PICC fue del 31,9% y la frecuencia media de complicaciones fue del 14,7%.

En segundo lugar, después de la intervención, la idoneidad del PICC aumentó al 49,0% (diferencia absoluta 17,1%, p <0,001) mientras que las complicaciones disminuyeron al 10,7% (diferencia absoluta 4,0%, p = 0,001).

En tercer lugar, en comparación con los pacientes con colocación inadecuada de PICC, el uso apropiado de PICC se asoció con una probabilidad significativamente menor de complicaciones (OR 0,29; IC del 95%: 0,25 a 0,34), incluidas disminuciones en la oclusión (OR 0,25; IC del 95%: 0,21 a 0,29), CLABSI ( OR 0,61; IC del 95%: 0,46 a 0,81) y TEV (OR 0,40; IC del 95%: 0,33 a 0,47, todos p <0,01).

En conclusión: La implementación de MAGIC en los hospitales de Michigan se asoció con una mejor adecuación del PICC y menos complicaciones. Estos hallazgos tienen importantes implicaciones de calidad, seguridad y políticas para los hospitales, los pacientes y los pagadores.

Referencia: Chopra, Vineet, Megan O’Malley, Jennifer Horowitz, Qisu Zhang, Elizabeth McLaughlin, Sanjay Saint, Steven J. Bernstein, y Scott Flanders. «Improving Peripherally Inserted Central Catheter Appropriateness and Reducing Device-Related Complications: A Quasiexperimental Study in 52 Michigan Hospitals». BMJ Quality & Safety, 28 de marzo de 2021. https://doi.org/10.1136/bmjqs-2021-013015.

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.